Nuestro País México

Se dispara la trata de blancas en Veracruz; crece 600%

Gabriela tenía 16 años cuando fue seducida en  por un chico mayor que ella, el año pasado. El sujeto se ganó su confianza en poco tiempo. Después de días de conversaciones en chats e intercambio de fotografías, ella aceptó verlo por primera vez.
La joven, originaria de Poza Rica, municipio ubicado en la zona norte del estado, estaba dispuesta a violentar  de los consejos rectores de su madre: no hablar, ni salir con extraños. Sus  no volvieron a saber de ella. Por testimonios de amigos y conocidos se enteraron de que había sido víctima de una red de trata.
En Veracruz, han incrementado estos casos. El problema no sólo ha sido detectado en Poza Rica, sino también en Coatzacoalcos, el puerto de Veracruz y Xalapa, principalmente.
De acuerdo con la investigadora de la Universidad Veracruzana (UV), Estela Casados González, las jóvenes de entre 14 y 19 años son las más vulnerables.

Las redes sociales, como  y Twitter, son consideradas como un instrumento que utilizan los delincuentes para llegar a ellas. Las desapariciones forzadas, están estrechamente relacionadas con las redes de trata y prostitución.

Para la integrante del Observatorio de Medios se desconoce el problema de fondo, porque dicho delito mueve grandes intereses y ni siquiera han sido investigados los casos detectados.
“Son datos que no nos permiten tener la completud del asunto, porque los reportes vienen de los principales centros urbanos, pero obviamente está pasando en pequeñas comunidades y municipios rurales, está pasando en el estado de Veracruz”.
CATÁLOGOS DE PROSTITUCIÓN
A juicio de la activista, la trata de personas representa un “negociazo” en México. “El  de mujeres es uno de los negocios más redituables del crimen organizado, es un negociazo”. Y es que “este mercado subsiste, porque hay muchos consumidores del mismo”. Las jovencitas son secuestradas para su comercialización y prostitución.
La integrante de la Red Unidos por los Derechos Humanos, Alejandra Jiménez Ramírez, posee información sobre las fotografías de ellas incluidas en catálogos para los clientes que pagan por sexo, en la zona norte del estado.
La gente se ha hecho pasar por estas personas para acceder a las imágenes y localizar a las chicas extraviadas.
No se descarta que dicha técnica delictiva esté empleándose también en la capital del estado u otros municipios.
CASAS DE CITAS
En postes de luz, casetas telefónicas o cualquier pared de la vía pública, se observan volantes con información sobre el servicio sexual ofertado.
Las casas de citas, también conocidas como casas de masajes, continúan operando sin ninguna regulación y, en muchos casos, las trabajadoras son víctimas de estas redes de trata y prostitución.
“Hay que revisar el bando de policía del municipio, porque hay sanciones para ellos. Si bien es cierto que la policía ya no está en la jurisdicción municipal, también es cierto que el Municipio puede pedir que se entre en acción, porque eso está prohibido y a pesar de ello está una presencia sumamente activa de esos negocios ilícitos”, apunta Casados González.
Son 16 municipios los detectados como focos rojos en el estado de Veracruz por robo de chicas para prostitución, las que se niegan, son asesinadas

Los usuarios de la prostitución de niñas son inconscientes o no les importa la magnitud del problema, pues pareciera que no se dan cuenta de que están fortaleciendo al crimen organizado. Se trata de una práctica “atroz”, que vulnera los derechos humanos de las niñas y adolescentes.

“Está tan normalizada (trata de personas), no hay una sanción social, ni cultural, para los hombres que son usurarios del tráfico de niñas para el trabajo sexual forzado”. Además, deberían existir leyes que castigaran a quienes pagan por diversión sexual con menores.
VERACRUZ, ESTADO TRATANTE
Veracruz ocupa uno de los primeros lugares a nivel nacional en casos de trata. Defensores de derechos humanos detectaron la operación de estas redes entre los estados Veracruz, Tlaxcala y Puebla.
Tlaxcala es el estado con mayores índices de dicho problema y colinda con las otras dos entidades mencionadas. Sin embargo, no hay cifras oficiales, o no son proporcionadas, porque, según las autoridades estatales, no existe el problema.
De acuerdo con la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra) la trata de personas es un delito en el que se utiliza a las víctimas para explotarlas en la pornografía, prostitución, laboralmente o se abusa de ellas.
Alejandra Jiménez cuenta que en Poza Rica hay redes tratantes conectadas con Puebla.
“Las traen de Puebla a Poza Rica, hay mucha prostitución, hay un mercado de prostitución importante, que ha disminuido por la reducción de compañías petroleras, pero continúa. El corredor iba de Puebla, hacia Poza Rica, Tuxpan, y también las llevaban hacia Puebla”, subraya la activista.
La integrante de la Red Unidos por los Derechos Humanos ha acompañado varios casos de ese tipo.
FOCOS ROJOS
De acuerdo con información de la la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), desde 2014 fueron ubicados al menos 16 focos rojos por trata de personas en la entidad veracruzana.
Y es que datos oficiales de la Procuraduría General de la República (PGR) revelan que del 2008 al 2014 el número de averiguaciones por trata creció 600 por ciento.
Se trata de los municipios Minatitlán, Córdoba, Veracruz, Acayucan, Poza Rica, Tuxpan, Misantla, Cosamaloapan, Ixhuatlancillo, Emiliano Zapata, Tlapacoyan, Coatzacoalcos, San Andrés Tuxtla, Perote, Huatusco y Orizaba.
Sin embargo, la capital del estado también se ha sumado a estas lamentables estadísticas.
El mismo Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Xalapa ha confirmado dicha situación.
En 2015, el titular Adolfo Toss Capistrán reveló que 11 menores estaban siendo víctimas de explotación, por lo que fueron asegurados y albergados.
“Algunas personas los pasaban a dejar al crucero y a determinada hora los pasan a recoger para llevarlos a pernoctar a algún lugar. En este grupo había 11 menores”, confirmó en aquella ocasión.
CÓMPLICE, GOBIERNO PRIISTA
El Sacerdote y activista Alejandro Solalinde Guerra, colabora con colectivos en defensa de grupos vulnerables, sobre todo migrantes, y conoce la movilización de las redes de trata y prostitución.
Hace unos años, en aquellas reuniones que sostuvo con el exgobernador Javier Duarte de Ochoa -preso en Guatemala por enriquecimiento ilícito y vínculos con el crimen organizado-, para exigirle respeto a los derechos humanos en Veracruz, el priista soltó una confesión inesperada.
“Me confesó, cuando todavía no enseñaba el cobre completamente, que Veracruz tenía uno de los primeros lugares en reclutamiento de sicarios y trata de personas”.
El católico tiene certeza de que las redes de trata operan a nivel nacional, con ayuda de burócratas y funcionarios de corporaciones policiacas.
“El problema se ha incrementado y está directamente relacionada (trata de personas y sicariato) con las desapariciones en Veracruz, Puebla y por supuesto Tlaxcala, pero esto llega hasta Querétaro u otros estados. Si ni siquiera se ve (el problema), menos se va a sancionar. Es algo que se mantiene totalmente oculto”.
El problema ha ido recrudeciéndose durante los últimos siete años, con la llegada de migrantes centroamericanos a México.
TORTURA
Al albergue “Hermanos en el Camino” de Ciudad Ixtepec, Oaxaca, fundado por Solalinde, han llegado familiares de víctimas de trata, para solicitar ayuda en su búsqueda.
Las jovencitas que se niegan a trabajar como prostitutas son torturadas, golpeadas y asesinadas para escarmiento de otras.
En Veracruz, el año pasado, fue encontrado el cuerpo de dos mujeres poblanas, con indicios de tortura, en la localidad de Insurgentes Socialistas, Papantla.
Sin embargo, es uno de los pocos casos que han salido a la luz pública, toda vez que hasta los gobiernos buscan la secrecía del problema por su involucramiento.
Información: Plumas Libres.

Redaccion Nuestro País

Agregar comentario

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular