Nuestro País México

#LaPanzaDeLosFilósofos ¡Comer o no comer, de eso se trata!

Al pensar en la comida o en el comer, imposible es no pensar en su contraparte, a saber, el ayuno. Una práctica tan vieja en la historia de la humanidad; en mayor medida conocido y realizado como un ritual, es decir, ha sido pensado siempre asociado con la religión o vida espiritual, en búsqueda de una claridad de ánimo; sin embargo, no es el único motivo. Podríamos hablar, entonces, de al menos dos sentidos más para el acto del ayuno: limpieza corporal y descontaminación mental.

Luego, ¿qué es el ayuno? Llamémosle así al acto de abstenerse de la ingesta de alimentos o bebidas, total o parcialmente, durante un determinado periodo de tiempo. Esta actividad tiene referencia escrita en distintas culturas y desde hace muchos años; ejemplos que se pueden anotar son: los Upanishad, el Mahabhárata, en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, también en el Talmud, el Corán y en el Libro de Mormón.

En la prehistoria podemos hablar de ayuno en consecuencia con los periodos estacionales; los antiguos pobladores del planeta estaban supeditados procesos naturales de la tierra para dar fruto, por lo cual durante el invierno se veían en la necesidad, acabado el alimento que hubieran podido recolectar, asumiendo que tuvieran esa costumbre, de no ingerir alimentos.

Por otra parte, en el lado espiritual, como ya hicimos notar, existe en muchas culturas; por ejemplo, el primer propósito del ayuno en el antiguo testamento era para humillarse ante Dios pidiendo ayuda y perdón cuando se cometía y así evitar el juicio y su ira: Crónicas 20:3 Josafat tuvo miedo y humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. Se congregaron los de Judá para pedir socorro a Jehová

Otro propósito es el llevado a cabo por un hombre, quien ayunaba como muestra de dolor, tristeza y respeto cuando un amigo, familiar o ser querido moría; para muestra un botón:

Samuel 31:11 Cuando los de Jabes de Galaad se enteraron de lo que habían hecho los filisteos con Saúl, todos los hombres valientes se levantaron y, caminando toda aquella noche, quitaron el cuerpo de Saúl y los cuerpos de sus hijos del muro de Bet-sán, y llevándolos a Jabes los quemaron allí. Tomaron sus huesos, los sepultaron debajo de un árbol en Jabes y ayunaron siete días.

En el nuevo testamento el ayuno, Cristo lo estableció como una necesidad para la preparación y fortaleza espiritual del cristiano, en tal sentido es realizado para afligir el alma y mostrar reverencia, con una vida piadosa, a Dios.

En otras creencias, como el judaísmo se tiene la práctica del Yom Kippur que no es más que el ayuno en búsqueda de la expiación, pues, es para ellos el día del arrepentimiento; se considera el día más santo y solemne del año, donde se busca la reconciliación con su dios.

Esto ocurre por el lado del espíritu, pero por el lado del cuerpo y su bienestar también se practica. Como ya anotamos sirve para limpiar al cuerpo, en dicha situación, el cuerpo comienza a consumir sus reservas y a vivir de ellas, y se realiza mediante el consumo únicamente de líquidos como agua, zumos, infusiones o caldos de verduras. Ésta es una práctica que, por referir algo, se realiza desde la Grecia antigua teniendo a Hipócrates como un impulsor, de acuerdo a su pensamiento respecto con la dieta, impreso en su libre llamado sobre la dieta donde describe las características, preparación e indicaciones de los alimentos tanto para el hombre enfermo como para el sano.

Así, desde la perspectiva de la descontaminación mental el ayuno nos ayuda a equilibrar la mente con las emociones debido a que podremos prestar atención a nuestras emociones y nuestros pensamientos desde una perspectiva diferente, ya que éste provoca una especie de “pausa” interior, que permite una observación profunda y distante de nosotros mismos, ayudándonos a librarnos de las ataduras físicas.

Entonces, tras estos ejemplos, podemos decir que como sabemos y reza el dicho: somos lo que comemos, y el ayuno es una manera de, por decir de un modo coloquial, resetear el sistema entero del cuerpo, su parte física y espiritual. Una experiencia que permite pensar en nuestros modos, tradiciones y relación frente al comer.

 

Ricardo Paredes Prior

Cofixal

 

Colegio de Filosofía de Xalapa

Colegio de Filosofía de Xalapa

Agregar comentario

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular