fbpx
Nuestro País México

El fin de la Ley Mordaza rumbo a La Grande 2018

Estamos por elegir nuevamente el rumbo de nuestro querido México; y es válido y necesario decir que ¡vaya que nos hemos equivocado en elecciones pasadas!

Tenemos un número histórico y sin precedentes de exgobernadores mexicanos envueltos en graves problemas con la justicia, que están tras las rejas, que son investigados por la PGR, que están escondidos tras un amparo o simplemente son prófugos de la ley.

Quiero ser muy clara y enfática con una de las causas: la falta de información respecto de por quienes estamos votando. ¿Sabemos como sociedad a quienes estamos llevando a los cargos de poder en este país?

El riesgo es demasiado, si no existen las plataformas para conocer la ideología, la experiencia, encantos y desencantos de aquellos que tienen una legitima o ilegitima aspiración política.

Es entonces cuando resulta grave y preocupante que una autoridad de tal envergadura como el Instituto Nacional Electoral, impulsara  una práctica al puro estilo de la Ley Mordaza, para prohibir los debates entre aspirantes a puestos de elección popular en el periodo de intercampañas. ¿Por qué intentar sabotear la oportunidad de que los electores en México ejerzan un voto informado? ¿por qué limitar el libre ejercicio periodístico? ¿por qué poner en riesgo la libertad de expresión? La ley electoral es clara y la única exigencia es “no llamar expresamente al voto”, pero fuera de ello, todo lo demás está permitido, expresión de ideas, posicionamientos sobre temas coyunturales, argumentación de propuestas mediáticas, y sobre todo, la rendición de cuentas.

Por lo anterior, un paliativo para nuestra conflictuada democracia fue la decisión de la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial que revocó la prohibición del INE para dar pie a los debates, en periodo de intercampañas.

El ring ya está listo, sin embargo, falta lo más importante, que los protagonistas de esta batalla rumbo a las urnas decidan subirse a la contienda.  

Es aquí donde nuevamente podemos ver cómo se desdibujan nuestros derechos políticos, pues en la ley, ningún aspirante a candidato o virtual candidato está obligado a asistir ni a los debates oficiales organizados por el INE, ni mucho menos a los organizados por los medios de comunicación. Así que este vacío legal les deja a su libre albedrío, o para ser más precisos, a la conveniencia de su estrategia política, el asistir o no a estos ejercicios democráticos que resultan indispensables.

Es así como llegamos nuevamente a un callejón sin salida, pues en un México que necesita debate y confrontación, solo vemos cómo quienes están abajo en las encuestas buscan desesperadamente una confrontación y quienes sienten la comodidad de ir a la vanguardia huyen descaradamente.

¿Por qué los debates tienen que ser tan polémicos? ¿por qué nuestras autoridades electorales son quienes protagonizan el histórico desacuerdo? ¿qué no la batalla tendría que ser entre virtuales candidatos y no entre el INE y el TEPJF?

La realidad es simple y contundente: la información es poder. ¡Que no limiten nuestro derecho a la información en un país con tan profundos problemas políticos! Ni las autoridades electorales, ni aquellos que compiten por un puesto de elección popular en la contienda democrática más grande en la historia de nuestro país deben atentar contra el voto informado. 

¿Por qué tenemos que debatir sobre los debates mismos? 

Urge contrastar ideas y estrategias, y temas nos sobran: corrupción, pobreza, educación, inseguridad; la lista es muy larga, y el tiempo muy corto rumbo a “La Grande 2018”.

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular