Nuestro País México

La autocensura democrática de Margarita Zavala

Ella dice que apela al “deber cívico”, yo pienso que atentó contra el proceso democrático más importante en la historia de México. 

Ella dice que apela por recuperar la “dignidad de la política”, y yo pienso que dejó sin opciones viables a los mexicanos que realmente deseaban votar por una candidatura independiente a la presidencia de la república. 

Ella dice que tomó la “difícil decisión de retirarse de la contienda”, y yo pienso que secuestró y desprestigió la naciente figura jurídica de candidatura independiente, para después simplemente despreciar una contienda electoral que no le favorecía. ¡Vamos! No iba  a ganar y simplemente aventó el tablero. 

Así pasará Margarita Zavala a la historia electoral de México, como la primera candidata independiente a la Presidencia de la República, que en un acto de cuestionable valentía, simplemente renunció. 

Margarita renunció en un ejercicio de autocensura democrática que tiene muchas más implicaciones que las de afectar su  proyecto personal; su renuncia, significa el debilitamiento de una figura jurídica legalmente constituida en nuestra Carta Magna que representaba la única vía antagónica frente al empolvado sistema de partidos en México.

No hay peor derecho que el que no se ejerce; Margarita Zavala tenía el derecho de competir por la Presidencia de la República en un México anhelante de cambio, sin embargo, decidió no ejercer ese derecho, el de ser votada. Margarita eligió por cuestionar un sistema político en el que ha subsistido desde el año de 1984, es decir, en el que ha navegado por 34 años al amparo de puestos partidistas y cargos públicos, la mayoría patrocinados con recursos del erario,  desde el sistema de partidos. 

Así, atentó no solo contra sus propios derechos políticos, sino que en consecuencia, atentó también contra los de más de 89 millones de mexicanos inscritos en la lista nominal que ejerciendo su libre albedrío electoral, tenían el derecho de sufragar en favor de una mujer con una plataforma política posiblemente exitosa; plataforma que dicho sea de paso, ya había sido respaldada por los 870 mil 168 mexicanos que con su apoyo (falsificado tal vez, pero validado por el INE), la hicieron llegar a la boleta presidencial. 

La anterior es la implicación mediática y coyuntural, pero ¿cuál es la implicación legal de todo esto? ¿Estará Margarita Zavala en la boleta? 

Si, ya que los talleres gráficos certificados iniciaron el pasado 6 de mayo la impresión de las boletas para la elección presidencial; de hecho lo hicieron con un atraso de aproximadamente dos semanas porque…ya sabe…”El Bronco” y Ríos Piter. En fin. Se están imprimiendo más de 93 millones de boletas federales. ¿Y cuál es la urgencia? Pues la ley electoral, ya que la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales  establece en su artículo 268 que “las boletas deberán obrar en poder del consejo distrital quince días antes de la elección” que se llevará a cabo el 1 de julio del 2018. Por lo anterior, antes del 10  de junio debe iniciarse el largo proceso de la distribución de boletas. Las autoridades electorales anunciaron que al día 16 de mayo del 2018, los talleres gráficos ya habían impreso más del 45% de las boletas. Y entonces se preguntará: ¿en el 55% restante eliminarían a Zavala de la boleta? Si el proceso será apegado a derecho electoral, esto no sería posible ya que por un principio de certeza  y transparencia, nuestras autoridades electorales no podrían utilizar en la jornada electoral boletas distintas; la legislación es clara. 

Para la impresión de dichas boletas, se emplearon 2,080 toneladas de papel seguridad. ¿Y por qué es tan importante el temas de las boletas? Pues porque la salvaguarda y cuidado de las boletas electorales son considerados un asunto de seguridad nacional, de acuerdo con el artículo 216 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales. 

Ahora, ¿qué pasará con los votos de los mexicanos que físicamente sufraguen en la boleta por Margarita Zavala?  Cruzar en la boleta el nombre de Margarita, jurídicamente invalidaría el voto, ya que su constancia de candidatura independiente quedaría sin efectos jurídicos. 

Y la pregunta más importante es ¿puede ceder sus votos a alguien más? Legalmente no, pues el término “declinar” es una expresión que se utiliza coloquialmente o políticamente, pero no existe jurídicamente. Repito, no existe una figura jurídica para que Margarita Zavala pudiera transferir sus votos en favor de otro candidato presidencial. La figura de candidatura independiente, no cuenta con un esquema de coalición o alianza política y los tiempos, además, están rebasados.

Aunque la ex candidata afirmó que está renunciando y no declinando; mediáticamente, Margarita Zavala si podría declinar por algún candidato presidencial, pero de ser así tendría que pedir expresamente el voto en favor del candidato que ella decidiera, y hacer un llamado a que en la boleta, se votara por dicho candidato. 

¿Y cuáles son las implicaciones jurídicas adicionales a esta renuncia?  Se suspenden los tiempos de radio y televisión otorgados. Se suspende su participación en los dos debates presidenciales restantes. Se suspende el proceso de fiscalización, ante la falta de gastos qué reportar al INE. Finalmente, Fernanda Caso, representante de Margarita Zavala ante el INE, dejará de tener una representación ante el Consejo General.  

Pero finalmente, vayamos más allá de las implicaciones jurídicas. Margarita Zavala, alegó inequidad en los spots de radio y televisión, alegó una gran diferencia en la cantidad de recursos destinados a los candidatos de los partidos tradicionales frente a los independientes; también, Margarita Zavala alegó la falta de una segunda vuelta en las elecciones presidenciales. Pero ahora cabe preguntar: ¿de qué le sirvió entonces haber sido legisladora federal de este país, si no pudo garantizar certeza jurídica a la figura de candidatura independiente? ¿De qué le sirvió destaparse hace 3 años si iba a reclamar la ausencia de cancha pareja? ¿Y de qué le sirvió encabezar en 2017 las encuestas a la presidencia de la república incluso por encima de López Obrador, llegando hasta los 32% de las preferencias del voto? 

Concluyo: éste es sin duda, el fin del principio para los independientes en México, rumbo a la Presidencia de la República. 

José Luis Galindo Sosa

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular