Los 100 días de la ineptitud de Cuitláhuac García invadido por el nepotismo circundante. Columna de José Luis Galindo Sosa

Me llamó la atención la primera vez que lo entrevisté, Cuitláhuac García llegó solo al estudio, en una camioneta de batea, misma en la que se transportaba hasta en la campaña, hablamos antes de la entrevista y me comentó que él como Diputado Federal no iba a bajar recursos a Xalapa porque sería beneficiar el gobierno de Américo Zuñiga, recuerdo que le dije “en realidad el asunto es ayudar a los xalapeños ¿no?” y tajante me respondió que no, que era ayudar a gente de otro partido.

Después me comentaron que era una persona honesta, muy tenaz, inteligente y sobre todo con la camiseta muy puesta, lo que no me comentaron es que esa camiseta dice Andrés Manuel y no Veracruz.

Cuándo fue candidato, ahora al gobierno de Veracruz, me concedió otra entrevista y me dijo algunas soluciones a las grandes problemáticas del estado, incluso me dijo que solo ganaría $ 30,000 mensuales, algo que al parecer tampoco ha sido cierto.


A todos les dije en su momento y lo externé en redes sociales que era necesario sacar a los Yunes del gobierno de Veracruz, porque de lo contrario se iban a enquistar y que no habían cumplido lo prometido, ni rescataron Veracruz y que mucho menos habían acabado con la violencia en Veracruz y que fue evidente que pactó con los Duartistas a cambio de dinero, “puras promesas les dije”, y acoté, si Cuitláhuac sale malito pues ya lidiaremos con eso y a 100 días de su posesión como gobernador, creo que ya llegamos a ese momento.

¿Y porque creo que hemos llegado a ese momento? Porque veo con tristeza que nuevamente un sujeto se apoderó de las promesas para conseguir lo que el y su amo querían: conquistar a Veracruz. El señor no se asume como gobernador, se perfila como empleado del maromeador de México y demagogo número 1, Andrés Manuel. No hace nada sin su autorización, no trae ningún capital político, no pudo quitar al fiscal de Yunes, no ha podido, no ha podido y no podrá.

La violencia dijo, se detendría en dos años en su gestión, algo que al día de hoy no se ve como una promesa que pueda cumplir pues los índices de violencia se han disparado hasta ser de los primeros lugares del país (aunque el tenga otros datos, como su patrón), y la gente vive con miedo, pero no crea que vive con miedo en la serranía o en el campo, vive con miedo en plena ciudad de Xalapa, los secuestros ocurren en pleno centro de la capital, las ejecuciones en las plazas comerciales, asaltos a todas horas y en todos lados y la seguridad sencillamente está rebasada.

Eso sí, primero dijo que no hacia falta que el ejército y la marina cuidaran a los veracruzanos (y varios medios comprados por el gobernador lo publicaron) porque había reducción de violencia y ya la gente se sentía más segura y acto seguido se presentó en México a pedir ayuda, como la chimoltrufia.

HOY Veracruz se asume como el estado con mayor número de feminicidios (1 cada 2 días) y con más de 5 homicidios al día. Es primer lugar en secuestros y extorsiones y la respuesta contundente del gobernador es irse a comer unos hot dogs en Tierra Blanca días después de que un grupo criminal (presuntamente el CJNG) atacó a la Fuerza Civil del estado con un muerto por parte de los policías.

¿Resultados a 100 días? Ninguno evidente a no ser por los escándalos de nepotismo que inundan la entidad, desde los colocados por Cuitláhuac hasta los de diputados, secretarios, directores y subsecretarios. Ni hablar del amiguismo, compadrazgo y entreguismo de obras, nóminas y prebendas MILLONARIAS que han realizado.

Se le escaparon 2,000 millones de pesos que el gobernador no sabe en donde quedaron, de un crédito (otro) que se pidió por 4,500 millones de pesos que NADIE sabe en que se gastaron, están también los NULOS apoyos a la cultura, a eventos como el carnaval y actos públicos en donde prefiere dar posesión a los funcionarios tras bambalinas para no ser abucheado ni cuestionado.

Los destrozos en las carreteras estatales, las calles, el alumbrado, la seguridad pública, la salud, las finanzas, el nulo pago a proveedores (que es deuda de gobierno no de él), y otras muchas situaciones de ingobernabilidad solo muestran que estaban preparados para ganar una elección, pero que no lo estaban para gobernar.

En entrevista con Carlos Loret de Mola, el gobernador dice publicamente que la situación de inseguridad es herencia del PRIAN (así lo llamó) y es innegable que así es, sin embargo hay que recordarle que las “acciones” que está implementando son definitívamente equivocadas y no llevan a una solución en el mediano o largo plazo, el efecto cucaracha que el menciona se produce cuándo las estructuras del crimen ven debilidad en la fuerza pública para ejercer el orden, por lo que es solo está evidenciando su ineficacia, ineficacia que por decir lo menos puede ser producto de contratar a personas sin la capacidad suficiente para las labores encomendadas por el solo hecho de ser parientes o amigos, situación que hemos visto ya reiteradamente y que no lleva a ningún puerto seguro.


Si lo que quieren es sacar de la medianía económica a los amigos, los compadres, los hermanos, los primos y los amantes, pues denle algún negocio de proveedor o similares que no impacte sobre del ejercicio gubernamental. Veracruz merece más, pero no más de lo mismo, necesita un piloto eficaz que pueda navegar entre las turbulentas aguas estatales y llevar la nave a puerto seguro antes de que le haga agua el barco y se hunda.

Reactivar la economía haciendo el pago a los miles de proveedores que creyeron en el gobierno y dieron productos o servicios a este no es una gracia ni una dádiva, es una obligación que permitirá seguir creyendo en el gobierno y resultará en más empleos y una economía sana. Está a tiempo el gobernador de sacar lo que no sirve, solo van 100 días y contando.

 

 

 

Avatar

José Luis Galindo Sosa

Agregar comentario

Follow us

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular