Inicio Destacadas Enfermedades gastrointestinales, cómo evitarlas

Enfermedades gastrointestinales, cómo evitarlas

por Redaccion

El clima caluroso de la región obliga a que se tenga atención especial en los alimentos, refrigerarlos cuando sea necesario y cuidar que si se quedan al exterior que continúen en buen estado y con ello evitar enfermedades gastrointestinales, es por ello que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), brinda algunas recomendaciones.

Algunas de las recomendaciones del IMSS para evitar las enfermedades gastrointestinales, es recomendable no comer en la calle, lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, desinfectar frutas y verduras antes de comerlas, así como tomar agua hervida o embotellada.

Ya que son los niños menores de cinco años son quienes, además de los adultos mayores como las mujeres embarazadas, tienen mayor riesgo de enfermar y para detectar que existe una enfermedad gastrointestinal es cuando presentan tres evacuaciones en 24 horas o con una frecuencia mayor que la que se considera normal para la persona.

Y que esté acompañada por dolor abdominal o cólico, movimientos en los intestinos, náusea, vómito, poco apetito, fiebre, malestar general y debilidad. Esto puede ser causada por bacterias (fiebre tifoidea, cólera), virus (hepatitis A, rotavirus), hongos o parásitos, la mayoría de los cuales se transmiten por agua o alimentos contaminados.

La amenaza más grave de la diarrea, es la deshidratación, por lo que es indispensable lavarse las manos frecuentemente al consumir alimentos y después de ir al baño, así como utilizar agua embotellada o desinfectada, consumir verduras y frutas que hayan sido lavadas y desinfectadas, consumir alimentos preparados que estén bien cocidos y calientes al momento de servirse y evitar consumir alimentos en la calle.

Cuando se presenta la diarrea en los niños se recomienda iniciar la hidratación oral por medio de agua y jugos de manzana, pera, guayaba o duraznos, si se toleran adecuadamente los líquidos, es recomendable comer alimentos sin grasa ni irritantes y evitar productos lácteos y sus derivados.

Procura una dieta blanda basada en frutas como la manzana, pera, guayaba y durazno, así como gelatina de agua. Y durante el tiempo que dure la infección se recomienda que las niñas y niños estén tranquilos y en un lugar fresco, además de tomar frecuentemente la temperatura corporal, para detectar oportunamente si hay fiebre.

No te pierdas esto