Inicio Destacadas Se me sumió el pecho; la mandíbula se me fue de un lado: Alexis Ayala habla del infarto que sufrió

Se me sumió el pecho; la mandíbula se me fue de un lado: Alexis Ayala habla del infarto que sufrió

por Redaccion

Alexis Ayala, reconocido por su trayectoria en el cine y la televisión mexicana, asistió como invitado especial al programa Faisy Nights, de Unicable, donde recordó que estuvo a punto de morir en dos momentos claves de su vida: la primera vez por un problema relacionado con la tiroides, y la segunda, debido a un infarto. 

La estrella de telenovelas mencionó que en 1992 lidió con afecciones muy graves de salud, esto por una disfunción de la glándula tiroides, la cual cumple una importante función en el proceso del metabolismo. El actor, de 55 años, comentó que era demasiado joven y no comprendió la seriedad de la situación. 

«He estados dos veces a punto de morir. La primera fue en el 92′ por la tiroides. Estuve gravísimo en el hospital, y ahí paro respiratorio. Al final me pudieron sacar, pero estaba yo muy joven y no lo entendí como era», comentó el actor. 

Alexis Ayala recordó que la segunda ocasión en la estuvo su vida en riesgo fue a finales de junio de 2018 cuando sufrió un infarto en su casa de Acapulco. 

«El último fue hace 3 años, el 30 de junio de este año cumplí tres años del infarto. Estábamos en Acapulco y sabes que te está dando un infarto, no sé cómo explicártelo«, dijo. 

Mencionó que tuvo todos los síntomas que indican estás sufriendo un infarto. «Me solté del estómago, vomité, me dio dolor en todo el lado derecho, que es muy raro, por lo general da de lado izquierdo. Se me sumió el pecho, la mandíbula se me fue de lado, el brazo se me empezó a torcer. Me empezó a dar todo», relató.

Alexis Ayala sufrió depresión tras infarto 

El actor señaló que al final no podía ni mantenerse en pie. Indicó que después de los años el infarto que sufrió lo toma como una llamada de atención. Además reconoció que tras lo sucedido enfrentó un periodo de depresión.

«Al final era como un trapo… Ya lo tomó y no me gusta decir la palabra infarto ni nada de esto, porque fue un aviso de vida, ¿por qué? Porque estoy vivo, porque lo brinqué. Entonces hay que verlo de ese lado, de lado positivo. Me trajo muchas cosas negativas y me trajo muchas cosas positivas porque al final se convierte en un evento extraordinario. Después de ahí caí en una depresión muy grande y fuerte. Me engordé muchísimo de peso», comentó. 

Y añadió: «Estaba 18 kilos arriba y no te das cuenta que estás deprimido. La vida al final es un trabajo en equipo, pero te tienes que agarrar tú solo. Tienes que no soltarte y eso es algo que yo hice me decía todo el tiempo: ‘Entero, entero, cabrón. No te caigas’, y obviamente pues pidiéndole a Dios. Fernanda se portó y accionó muy rápido, los médicos que tuve fueron sensacionales«. 

amt

No te pierdas esto