Inicio Destacadas El fallido combate al narco

El fallido combate al narco

por Redaccion

En el estado de Guanajuato existen poco más de 2 mil personas que se encuentran internas en algún Centro de Readaptación Social o en centros de internamiento juvenil que son adictos a alguna sustancia psicoactiva de acuerdo al Censo Nacional Penitenciario realizado por el Inegi y del cual le damos cuenta el día de hoy. Si bien es cierto que en la entidad se cuentan con programas de rehabilitación para personas con algún tipo de adicción para nadie es desconocido que existe un mercado hormiga al interior de los penales en todo el país y prueba de ello son la serie de personas que han sido detenidas con la intención de introducir sustancias prohibidas, aunque las tecnologías hoy aplicadas para impedirlo son cada vez más difíciles de saltar. Las adicciones son un problema que en muchos casos terminan convirtiendo a las personas en potenciales delincuentes, (no a todos, aclaro) debido a que terminan enrolados en actividades relacionadas con el crimen organizado dado su consumo habitual, la mayoría de quienes cometen el delito de narcomenudeo son también consumidores habituales de la droga. Es por ello la urgencia de atender el tema de narcotráfico desde un punto de vista preventivo, dados los alcances negativos que tiene por un lado declarar una guerra encarnizada contra los grupos delincuenciales y por otro lado el bajar los brazos esperando que los criminales “se porten bien” ambas decisiones con resultados nefastos por el alza en la violencia que hoy vive el país. Tenemos frente a nosotros un problema sumamente complejo y lo peor de todo es que seguimos los caminos que ya nos han demostrado una y otra vez que no funcionan para la atención de temas relacionados a la violencia y la inseguridad, si se hubiera por ejemplo, iniciado una política pública seria respecto al combate al consumo de drogas desde un punto de vista de salud y no de seguridad hoy probablemente tendríamos otros resultados, la guerra contra el narco ya cumplió 15 años y pasamos de ataques frontales a liberaciones aberrantes. Nada bueno nos depara si seguimos por el mismo camino.

[email protected]

No te pierdas esto