Inicio Destacadas El inviable regreso a las aulas

El inviable regreso a las aulas

por Redaccion

Durante la mañanera del pasado 15 de julio, el Presidente López Obrador aseguro que para finales de agosto, todos los estados de México regresarán a las aulas; además argumento que ya se encuentra en marcha el Plan para mejorar la infraestructura de las escuelas y generar las condiciones básicas para su regreso.

El tema del regreso a clases es un asunto en el que lamentablemente no hemos sido capaces de estar a la altura de lo que la necesidad nos exige. 

Tenemos más de un año escuchando la misma excusa en cualquier rango de autoridad educativa, para todos y para siempre escucharemos que “La pandemia nos ha tomado por sorpresa”, sin embargo sabíamos que regresaríamos y ahí es donde tristemente no hicimos nada. 

Una vez más, el Presidente de México, hace a un lado la realidad y se empecina en seguir tomando decisiones demagógicas, con la finalidad de desviar un poco la ineficiencia de su administración. 

Solo para que lo tomemos en cuenta, veamos algunas cifras que nos indican la enorme carencia en infraestructura escolar que vivimos en México y que harían muy complicado un regreso seguro a las aulas.

Si hablamos de las medidas sanitarias, según la SEP, aproximadamente 45,515 instituciones educativas públicas, no tienen agua potable y el 20% del total de las escuelas del país, no cuenta con inodoros. 

Por otro lado se necesita al menos 10 mil 376 millones de pesos para dotar de lavamanos a 62 mil 629 escuelas públicas que carecen de este servicio.

Ahora bien si nos enfocamos en seguir adelante con el proceso de aprendizaje en línea, se sabe que solo el 56.4% de los hogares del país, cuenta con acceso a internet y solo el 42% cuenta con algún equipo de cómputo, en las zonas rurales este número puede crecer hasta 65% en ambos casos. 

Con estas cifras, según encuestas recientes, el 78% de los alumnos considera que su aprendizaje fue deficiente, aún y cuando se obtuvo una calificación notable aprobatoria. 

De igual forma, una proyección estadística indica que un estudiante de esta generación, al incorporarse a la vida laboral verá mermado su salario en un 7% total del actual, lo que también ocasionará una disminución total del PIB de 4.5% durante la vida laboral de esta generación.

Si hablamos del tema de salud, la situación no mejora. 

Durante este mes de Julio se han contabilizado cerca de 140,000 nuevos contagios, las cifras de mortalidad oficiales por Covid19 están cercanas a los 240 mil, mientras que las cifras por exceso de mortandad asociadas también al COVID, nos indican que llevamos 540 mil. 

Es verdad que las vacunas son un aliciente para este regreso, sin embargo debemos de tomar en cuenta algo, en nuestro país solamente el 17% de la población mayor de 18 años tiene el esquema de vacunación completo, para lograr una inmunidad de rebaño con las nuevas variantes se sugiere que se tenga al 85% de la población vacunada, lo que aquí está muy lejos de suceder. 

Usted me puede decir que los niños no se ven muy afectados por el COVID, sin embargo, los niños son perfectos para diseminar el virus y ponernos en una situación complicada. 

Según los datos oficiales del laboratorio Cansino, es necesaria una segunda dosis de su vacuna, ya que puede perder efectividad seis meses después de haber sido aplicada. 

Con aproximadamente 3 millones de docentes o personal educativo, inoculado con este producto y a punto de cumplir los seis meses de haber sido vacunados, estamos en el umbral de una posible nueva proliferación de contagios.

México no hizo la tarea, durante este tiempo no hemos adecuado la infraestructura escolar, no optimizamos los programas académicos para que pudieran ser aprovechados en línea, no generamos la red tecnológica necesaria, ni la cobertura de internet para llevar las clases al hogar y tampoco hemos diseñado un plan para proteger eficientemente a docentes. 

Así, no podemos y no debemos regresar a las aulas.

[email protected]

No te pierdas esto