Inicio Destacadas El magistrado, la UIF, la FGR… el batidillo

El magistrado, la UIF, la FGR… el batidillo

por Redaccion

No es noticia para nadie que el fiscal Alejandro Gertz no tiene ningún respeto por Santiago Nieto, titular de la UIF, y su trabajo. Lo ha dicho más de una vez y ha actuado en consecuencia. Si de alguien Gertz es autónomo es de Nieto, al que no puede ver, de hecho dicen que hace mucho que no hablan.

Son decenas y decenas de denuncias presentadas por la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda frente a la Fiscalía que ahí se atoran, no pasa nada. Las únicas que avanzan son las que interesan por diferentes razones, muchas de ellas por motivaciones políticas del fiscal.

Denuncias contra Lozoya —hace unos días una más— que no avanzan porque la FGR lo quiere seguir teniendo en casa. O la de hace un par de años contra Romero Deschamps, guardada en algún cajón de la Fiscalía.

El último encontronazo tiene que ver con el magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), José Luis Vargas, a quien la UIF de Nieto había denunciado por enriquecimiento ilícito y la FGR cerró el caso, como se lo adelantó en MILENIO mi compañera Jannet López Ponce.

Ahora la UIF ha impugnado la decisión y presentó una nueva denuncia por una red de empresas fachada con las que el magistrado y un familiar triangularon depósitos al extranjero, añadiendo el delito de lavado de dinero con un esquema de empresas fachada para triangulación de recursos. Esta nueva denuncia implica a dos personas físicas y cuatro personas morales que, dice la UIF, “operaron instrumentos financieros y corporativos para realizar transferencias bancarias y depósitos en las cuentas de un familiar y que en ningún momento fueron declarados ante la autoridad hacendaria”.

No será raro que esta nueva denuncia termine como la primera o como la inmensa mayoría de las que presenta Santiago Nieto. Esto no sería más que una simpática bronca política si no es porque en medio quedan personas de las que, según la ley, no sabemos si son culpables o inocentes porque nunca son sometidas al proceso judicial, pero todas denunciadas por la UIF en la prensa con las consecuencias que eso implica.  Nada de todo esto tiene que ver entonces con la justicia o lucha anticorrupción. Es puro show. Malón. Un batidillo.

Carlos Puig

@puigcarlos

No te pierdas esto