Inicio Destacadas La realidad y el papel son muy distintos para los grupos vulnerados

La realidad y el papel son muy distintos para los grupos vulnerados

por Redaccion

Garantizar todos los derechos -incluidos los político-electorales- es la ruta que conducirá a la entidad y al país a un sistema democrático más justo e incluyente, donde todos valgan lo mismo por el simple hecho de ser personas, coincidieron en señalar participantes en el diálogo sobre derechos políticos electorales de grupos históricamente discriminados que organizó el IEEM.

En la práctica dijo la a presidenta de la comisión de Igualdad de Género y No Discriminación, Karina Vaquera Montoya, subsisten situaciones de desigualdad que obstaculizan los derechos de grupos en situaciones de desventaja, discriminados por su origen étnico, pertenencia comunitaria, género, condición socioeconómica, salud, edad o lugar de residencia, de ciertos grupos poblacionales, indicó.

“La discriminación estructural que viven mujeres, pueblos y comunidades indígenas, personas con discapacidad, personas pertenecientes a la comunidad de la diversidad sexual, personas afromexicanas, migrantes, entre otros, lacera la democracia y afecta la cohesión social, de ahí que el Instituto Electoral considero pertinente abrir una serie de diálogos con representantes de los grupos históricamente discriminados con el objetivo de implementar a corto plazo acciones para crear igualdad de condiciones y oportunidades entre las personas”, señaló.

El consejero Francisco Bello Corona aseveró que la mayor aspiración es llegar al fin de la discusión y que no sean necesarias acciones afirmativas, porque ya sin importar quien sea exista igualdad de oportunidades para todos por el simple hecho de ser personas.

Durante su participación la universitaria Belem Benhumea Bahena indicó que es necesario dejar atrás el sistema binario en el cual se sigue formando en las escuelas, reconociendo que no son únicos los esquemas hombre y ser mujer, ni reproduciendo reglas de lo que históricamente ha ocasionado el sistema machista.

Amayrani Ramírez, en representación de las personas con discapacidad, resaltó que los obstáculos empiezan desde casa donde toman fuerza y en el sistema educativo donde se sigue discriminando, así como en el sector público donde son percibidos como un sector que necesita apoyo y despensas, cuando lo que realmente piden es oportunidades para demostrar que pueden desempeñarse igual o mejor que el resto de la población.

La realidad dista mucho de lo que dice el papel, porque pueden existir leyes y muchos avances legales, pero si no se cumplen no tienen caso o se hacen a medias, como ocurre en las elecciones, donde sólo les dan una plantilla braille para tres elecciones. “Necesitamos que se amplíe la participación”, sostuvo.

En tanto, Esmeralda Estrada Pérez, de Conapred, agregó que a pesar de los avances normativos, las reformas y medidas implementadas en diversos sectores, sigue la desigualdad y se niegan derechos, además de la discriminación por estigmas, prejuicios y estereotipos.

Jesús Antonio Camelo Franco, de la comunidad LGBTIQ pidió más presencia en los cabildos, eliminar la tradición de la primera dama si el presidente es hombre y reconocer que no es una población minoritaria, sino el 11 por ciento, que no está presente en los espacios de poder.

Edith Porcayo, del Instituto Mexiquense para la Discapacidad, agregó que cuando pensamos en discapacidad de inmediato vamos al factor discriminación, por lo cual urge se elimine la idea de que personas diferentes no pueden tomar decisiones y por eso deben ser excluidas del sistema.

KVS

No te pierdas esto