Inicio Destacadas “Me acosté y no pude despertar”: por un dolor de muelas, mujer terminó sin una parte de su cráneo

“Me acosté y no pude despertar”: por un dolor de muelas, mujer terminó sin una parte de su cráneo

por Redaccion

El rumbo de nuestra vida puede cambiar de un momento a otro. Esto sucedió con una mujer que se acostó a dormir y no despertaba. Había entrado en coma. Los médicos le daban la posibilidad del uno por ciento de vida, pero pese a todo lo logró y hoy vive para contarlo. La historia de Carina Matías, una mujer de Argentina, ha dado mucho de qué hablar, logrando que las miradas internacionales se volcaran sobre ésta. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué entró en coma? Te contamos la historia de esta sobreviviente que por una infección de muela por poco no la cuenta,

La situación de Carina surgió desde el 12 de agosto del 2005. Sin embargo, hasta la fecha tiene que afrontar las secuelas de esta situación, pues debe comprar un casco ortopédico que es bastante caro.

Una día me acosté a dormir y al otro no desperté. Entré en coma y me daban 1% de vida”, contó la joven según Clarín.

Aunque en un inicio no se sabía con exactitud lo que tenía. Poco tiempo bastó para saber que todo se trataba de un problema de muelas. De acuerdo con su testimonio, el que recoge Clarín, la mujer se acostó a dormir y al día siguiente no hubo nadie que la pudiera levantar. Por eso fue trasladada a un hospital.

“Una noche me acosté a dormir y al otro día mi hermana me fue a despertar pero se encontró con que yo estaba en estado de coma. Mi mamá llamó una ambulancia y me llevaron hasta el Hospital Oñativia de Rafael Calzada para luego trasladarme al Fiorito de Avellaneda y hacerme una neurocirugía”, recordó la joven.

En un inicio los médicos pensaron que se trataba de meningitis. Sin embargo, conforme pasaba la investigación sobre la paciente descubrieron que una muela de juicio estaba infectada y que la infección se había trasladado al cráneo, lo que provocó un absceso cerebral.

Por lo anterior tuvieron que operarla. Tuvo que estar internada por 40 días en lo que encontraban una prótesis para sustituir la parte del cráneo que debían quitarle.

“Busqué acceder por medio del gobierno, que en ese momento estaba Nestor Kirchner, y no me la consiguieron. Necesitaba 25 tornillos y 10 plaquetas. Luché 4 años y nunca tuve respuesta y una asistente social”, explicó.

El tormento por encontrar ayuda llegó hasta 2009 cuando “el doctor –Héctor– Lanza, del Hospital Gandulfo», impulsor del Plan Cirugías Patria Solidaria que consiguió la prótesis y la operó.

La vida de Carina logró ser normal dentro de lo que cabe hasta que el año pasado –en plena pandemia por covid-19– descubrió un líquido que era expulsado de una parte de su cabeza.

“En plena pandemia empecé a buscar donde me podían atender. Fui al Gandulfo y los neurocirujanos me atendieron, pero me dijeron que tenía que ir al hospital donde me habían colocado la prótesis, el Eva Perón, de San Martín”, reveló.

“El 18 de marzo me operaron y me dijeron que tenía la prótesis pegada a la duramadre (la capa exterior) del cerebro y tuvieron que sacar tejido de la pierna para poder poner en la cabeza”, explicó –según recoge Clarín–.

Pese a que la operación requirió de 22 días de reposo, la joven asegura que sus ganas de seguir viviendo fue lo que la impulsó a resistir:

“Los médicos tenían preparada una sala de Terapia Intensiva. Gracias a Dios no la necesité. Mis fuerzas de seguir viviendo ganaron”.

Sin embargo, aunque la cirugía fue exitosa, ya no pueden implantarle nuevas prótesis, pues su organismo lo rechaza. La única opción para tener una buena calidad de vida es lograr tener un casco ortopédico que proteja su cerebro.

“Yo lo necesito para, por ejemplo, poder agacharme sin temer a golpearme, que sería muy grave . Hay una parte del cráneo, del lado izquierdo de mi cabeza, que no tengo. Si me golpeó me muero, no tengo protección. Y ese casco cumpliría la función”, comentó.

El caso especial es caro, por ello una de sus hijas comenzó hacer difusión de su caso para que la ayuden a pagar lo que necesita para vivir de la mejor forma.

“Yo soy pensionada por discapacidad, cobro 16 mil pesos y tengo tres hijos, una de 19 que tiene un bebé, otra de 16 que vive con el padre y un nene de 9 años”, contó.

“Recientemente mi hija puso en Facebook un posteo para que la gente me ayudara con lo mínimo que pudiera para poder pagar el casco, y la verdad que tuvo mucha difusión. El día 14 de julio me llamó un chico de 25 años, Mariano, que vive en Mármol, que ayuda a mucha gente, y me ofreció su colaboración para poder juntar la plata que falta”, agregó.

De acuerdo con lo revelado por Clarín para ayudar a Carina puedes hacerlo con los siguientes datos.

«Ayudamos a Cari» –campaña– “a través de mercadopago (11-2465-4443) o transferencia bancaria a nombre de Carina María Matías, CBU 2850520640064656089328, DNI 25164466”.

grb 

No te pierdas esto