Inicio Destacadas No más héroes

No más héroes

por Redaccion

Un video y en él un cubano con cubrebocas habla a la cámara mientras se dirige a oficiales del gobierno. En algún momento dice que ha nacido y crecido ya en Cuba una generación a la que nada importan las fechas conmemorativas y el culto a los héroes de la Revolución. Jóvenes impermeables, me digo. Libres del peróxido de héroe.

Pensé en que hace cuarenta años se publicó la novela de Heberto Padilla En mi jardín pastan los héroes; Padilla pudo publicarla hasta que salió de Cuba, diez años después de su detención y encarcelamiento en 1971 por haber ganado con su libro de poemas Fuera del juego el premio Julián del Casal. A Padilla y a su libro de poemas los juzgaron por contrarrevolucionarios. Padilla logró sacar de Cuba un manuscrito de la novela no requisado de milagro por la Seguridad cubana en ese ’71.

La novela aún no se publicaba pero ya corría la indignación policíaca por su título: sólo pueden pastar las bestias. Por ejemplo el caballo, nombre que la gente le daba entonces a Fidel Castro. Sigue Padilla: “Para dar una idea de la suspicacia con que la Seguridad del Estado lee la obra de los autores cubanos, señalaré el caso de Virgilio Piñera quien, al publicar sus poesías completas bajo el título de La vida entera, incluyó ‘Paseo del caballo’, aparecido en la revista Espuela de plata en el año 1941. Fue inútil que Virgilio mostrase el viejo ejemplar, la policía suprimió el poema a última hora; pero como una ironía más de la historia en el índice de La vida entera aparece ‘Paseo del caballo’, pues la eficiencia policial no llegó hasta ahí”.

La otra ironía es que Padilla sacó el título de un poema de su amigo el comunista salvadoreño Roque Dalton, “de un gran sentido del humor”; pero “cada vez que la novela se mencionaba en los cenáculos oficiales de la policía el ingenioso verso era como un insulto”.

Hace 50 años de esto. No más héroes. Como sabemos, héroe acaba por escribirse con h de hartazgo. Peor: con h de otra cosa, de algo similar a la flojera. Y mayúscula.

Luis Miguel Aguilar

No te pierdas esto