Inicio Destacadas Familia de mujer policía de CdMx que cayó de un cuarto piso, aún sin recibir apoyo

Familia de mujer policía de CdMx que cayó de un cuarto piso, aún sin recibir apoyo

por Redaccion

Cinco meses después de la muerte de Nancy Jacqueline Peralta, de 35 años y policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México, quien murió al caer de un cuarto piso en la colonia Anáhuac, alcaldía Miguel Hidalgo, la familia de la oficial acusa que no han recibido el apoyo correspondiente en la investigación para dar con el oficial Gustavo Antonio, su pareja y principal sospechoso de haberla arrojado e incluso se ha denigrado la persona de ella.

A decir de la familia de la oficial, no han tenido avance en el caso y “han encontrado más problemas”, pues “lo único que se ha recibido de la fiscalía y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana son maltratos”.

El 3 de marzo, cerca de las 22:00 horas, Nancy Jacqueline cayó por la ventana desde un cuarto piso hasta el estacionamiento y murió nueve días después. Cuando los hechos ocurrieron dentro de un conjunto habitacional, ubicado entre las calles Lago Bolsena y Laguna de Términos, vecinos escucharon algunos gritos, como si Nancy y Gustavo Antonio hubieran discutido previamente.

De acuerdo con las versiones de testigos, Gustavo Antonio, policía segundo de la SSC de la Ciudad de México, desde que Nancy cayó, él no implementó el protocolo para solicitar los servicios médicos y auxiliarla, sino que solo salió del cuarto, y al llegar al lugar donde estaba su pareja, quien cayó en una camioneta, la vio y se fue en su moto cerca de las 01:00 horas.

Los vecinos en ese momento llamaron al número de emergencias 911 para pedir ayuda. Al lugar, llegaron dos ambulancias, una de la Cruz Roja y otra de Protección Civil, siendo ésta la que trasladó a Nancy al Hospital General Tacuba del ISSSTE, donde fue internada. Los médicos diagnosticaron que había sufrido un traumatismo fuerte y su estado de salud era grave, con lesiones de tercer grado que ponían en peligro su vida, estaba intubada y sus pulmones se reventaron con la caída, por lo que murió el 12 de marzo.

Patricia, tía de Nancy, contó a MILENIO que la oficial era maltratada por Gustavo Antonio durante el servicio en la SSC, situación de la cual mandos y algunos otros compañeros de la corporación estaban entrados y nunca hicieron nada. “Como que dentro de la Secretaría lo ven normal, como un trato normal entre mandos y compañeros. El maltratar a las chicas que trabajan ahí es normal para ellos”.

Ni abogado ni indemnización

En tanto, por parte de la SSC, dijo, no ha habido ningún apoyo o indemnización tras la muerte de Nancy Jacqueline, quien era madre y dejó huérfano a Diego, un joven de 19 años, que actualmente estudia la licenciatura pero recientemente se contagió de covid-19.

“Los compromisos que hizo el secretario (Omar García Harfuch, jefe de la policía capitalina) con Diego, no se han cumplido ninguno. Por ejemplo, le dijo que le iba a dar un apoyo económico y no se lo ha dado. Los trámites dentro de la secretaría no se han podido concluir para que él pueda acceder y tener una estabilidad económica. Tampoco el abogado que le había prometido que iban a pagar dentro de la secretaría, se le dijo que no. Puedo decir que de parte del licenciado particular de García Harfuch, me dijo que tenía que reconsiderar el tema del abogado porque ellos tenían que pagar indemnización y un sinfín de cosas de Jacqueline”, comentó la tía.

Ante esa postura, la señora Patricia respondió que “no están pidiendo nada más que lo que le corresponde a Jacqueline, ni indemnizaciones exorbitantes ni saliendo de la línea de lo que marca la ley”, sino que sólo un apoyo económico para Diego, “quien dependía de Nancy Jacqueline al 200 por ciento”.

Diego actualmente sigue estudiando e hizo su examen a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a la cual logró ingresar, “pero la verdad que recursos económicos no tiene”, comentó su tía.

Apoyo tras atentado a Harfuch

Patricia, además, expresó que esperaba que su sobrino fuera apoyado pues, dijo, que cuando en el atentado contra Omar García Harfuch, el 26 de junio de 2020 en la colonia Lomas de Chapultepec por parte de supuestos sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación, la oficial Nancy Jacqueline “fue uno de los primeros respondientes”.

“La verdad es que nos cerraron la puerta. Diego ha solicitado de alguna forma hablar con el secretario y ya no hay apertura para Diego y para mí mucho menos. Les he pedido que cumplan y nos den el acceso a tener una nueva entrevista con el secretario Harfuch”.

No obstante, además comentó que dentro de la misma SSC han cuestionado la integridad de la oficial, quien estaba por iniciar un doctorado y daba clases en la Universidad de Ciencias Penales y Sociales en Tlalnepantla, Estado de México, donde impartía las asignaturas de toxicología, crímenes de odio, perfiles psicológicos y balística.

— ¿Denigran su persona?

“Así es, esa es la palabra; denigran que a Jacqueline le gustaba la fiesta, que salía con sus amigos (…) hoy en día cuestionan mucho la integridad de mi sobrina, nos dicen que porque le gustaba la fiesta, sobre todo eso lo dicen en la Secretaría de Seguridad Pública, que ellos han investigado y se han dado cuenta que mi sobrina pues le gustaba la fiesta, que salía mucho. Es una actitud, creo normal, en una mujer de 35 años, independiente y que trabajaba para su hijo y para ella. Ese tipo de cuestionamientos para mí es tanto como decir que violan a las mujeres porque usan falda. No sé si lo que querían era que mi sobrina estuviera todo el tiempo en su casa”.

Asimismo, cuenta que el 16 de julio, al acudir a una evaluación psicológica a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, nunca les informaron que tenían que llevar un oficio para ser atendidos y “por un tema administrativo ellos ya atienden”.

“Nos citaron a las nueve de la mañana, nos atendieron hasta las 10, pero desde un inicio nos dijeron que no nos iban a atender. Tuvimos que hacer una queja para que nos atendieran, me parece feo porque estás ahí realizando pruebas psicológicas y oyendo cómo en el mismo cubículo de al lado se están quejando”.

Hasta el momento, Gustavo Antonio continúa prófugo y se cree que podría estar en Estados Unidos, “al darle un margen de huída tremendo porque Jacqueline fue agredida el 3 de marzo y ella muere el 12 y él estuvo en su casa todo ese tiempo con su mamá”.

“Toda la información que ellos tienen dentro de la carpeta de investigación nosotros la proporcionamos. Ellos no han investigado ningún dato nuevo, no nos han aportado información nueva a la que hemos dado”.

En tanto, la familia supo que el presunto feminicida tiene familiares dentro de la policía de la Ciudad de México y Estado de México, lo que les ha hecho pensar que “sigue y seguirá siendo arropado por gente que trabaja dentro de la misma policía”.

Como parte de las acciones para localizarlo, se solicitó a la Fiscalía General de Justicia que se emitiera una ficha de recompensa, pero ello no fue posible porque “consideran que no hay elementos suficientes para una ficha de recompensa”, de modo que la familia de la mujer policía interpondrá una queja contra la dependencia.

DMZ

No te pierdas esto