Inicio Destacadas Seguridad Social VI: los infantes y estudiantes

Seguridad Social VI: los infantes y estudiantes

por Redaccion

Por equidad de género, empoderamiento y por el bien del país, es urgente apoyar a las mujeres mexicanas en el cuidado de nuestros hijos, de quienes somos sus cuidadoras primarias. En su infancia temprana no existe una infraestructura de disponibilidad universal a guarderías. En 2017 solamente 4 por ciento de los niños de entre 0 y 6 años asistían a éstas; 75 por ciento fue cuidado por sus mamás y 14 por ciento por sus abuelas.

Muchas mujeres con hijos en edad escolar no trabajan porque tienen que atenderlos después de la escuela, a falta de acceso a un sistema universal de extensión escolar. Es por lo anterior que nuestra participación en el mercado laboral es de menos de 50 por ciento, contrastando con la masculina que es de 82.

La imposibilidad de generar nuestros propios ingresos nos hace dependientes de nuestros familiares, y ciertamente contribuye a que México sea uno de los países de la OCDE en donde la violencia en contra de las mujeres alcanza los niveles más altos.

Esta baja participación femenina en el mercado laboral tiene consecuencias económicas. Según la OCDE, si México reduce a la mitad la brecha de género en la fuerza de trabajo, se añadirían potencialmente 0.16 puntos porcentuales a la tasa anual de crecimiento del PIB per cápita y generaría una mayor igualdad de género.

En México, a partir de esta administración para facilitar el cuidado de los infantes, en algún sistema de guarderías se subsidia a sus mamás directamente con mil 600 bimestrales hasta los tres años.

Pero solamente existen en el país 13 mil 500 guarderías, de las cuales 50 por ciento está concentrado en la zona metropolitana de Ciudad de México¹.

Para facilitar el acceso de las mujeres mexicanas al mercado laboral, es necesario:

1. Ampliar la capacidad instalada de cuidados infantiles seguros y adecuadamente supervisados.

2. Ampliar la capacidad de las escuelas primaria, secundaria y bachilleratos para atención posescolar.

3. Establecer regímenes especiales de trabajo que permitan a los padres ser contratados por resultados y no por atención presencial a sus sitios de trabajo. 

@PatyArmendariz

1 Fuente: Inegi, Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, (Denue), 2019.

No te pierdas esto