Inicio Destacadas Un mundo con más “Mandelas”

Un mundo con más “Mandelas”

por Redaccion

En el panorama actual que vive nuestro planeta donde varios países -entre ellos Cuba, Colombia, Brasil, Ecuador, Egipto, Haití y otros- viven situaciones violentas entre manifestaciones, revueltas, tensiones políticas y economías tambaleantes; en donde la pandemia vino a acrecentar problemas añejos ya sea por sistemas de salud débiles, por democracias que se ven amenazadas o por las desigualdades que se han visto a la alza; uno se pregunta ¿por qué no existen más “Mandelas”? Esto viene a colación, pues hace un par de días se celebró el Día Internacional de Nelson Mandela, que cada año se festeja el día del nacimiento de quien fuera el primer presidente elegido democráticamente en Sudáfrica.

Este gran hombre que decía que lo más fácil era romper y destruir, pero que los verdaderos héroes firman la paz y construyen el porvenir; dedicó su vida a defender los derechos humanos, a buscar terminar con las grandes divisiones y desigualdades que imperaban en su país. Él estaba convencido de que la única forma de lograr la paz y armonía era consiguiendo que todos vivan en igualdad de oportunidades, dejando a un lado los privilegios exclusivos de la minoría blanca. Y tal fue su amor por su país, su decisión por ver realizados sus ideales de lograr la unificación nacional; que soportó el ser encarcelado y torturado. Y tras tres décadas encerrado, consiguió su libertad y con ello hacer historia al ser el primer presidente de color de su país elegido democráticamente.

Cuando uno conoce historias como la de Mandela, es común preguntarse ¿qué se necesita para tener más como él? ¿En dónde “se hace el pedido” para tener políticos con esa convicción, con ese tremendo amor por su país, por su gente? ¿Por qué se cuentan con los dedos de una mano los que han mostrado un auténtico y desinteresado deseo de buscar el bienestar de sus países?

Y mientras yo me hago esas preguntas sin respuesta, en nuestro país estamos a unos días de realizar una consulta ciudadana para preguntarle a la población si está de acuerdo o no en enjuiciar a los ex presidentes. Esa consulta -que independientemente de que a algunos le parezca inútil y a otros indispensable- lo único que refleja es que estamos muy lejos de ser un país que sienta orgullo por sus ex presidentes, que desee inmortalizarlos en estatuas. Estamos en un país en donde recordamos a los ex presidentes por sus tropiezos, por lo que se robaron o por “los memes” que nos heredaron. Ojalá llegue el día que no sea necesario consultar si se enjuicia o no a un presidente, ojalá existieran líderes de verdad, con vocación de servicio y amor a su patria. En fin, ojalá existieran más “Mandelas”. O a ti ¿qué te dice el espejo?

Gina Serrano

No te pierdas esto