Inicio Destacadas ¿A quién le toca?

¿A quién le toca?

por Redaccion

Hay una persona armada en el restaurante donde estás con tu familia. Podría acercarse a uno de los tuyos y dispararle; o quizá la víctima sea el mesero que le tomó la orden. No se sabe. Solamente hay una persona armada que puede hacerle daño a alguien. No lo sabes, ni lo sabe nadie, quizá ni él ha decidido qué hacer. Pero la tiene. Y si mata a alguien, ¿de quién sería la culpa? ¿Del gobierno que no pone un freno a la violencia? ¿Del gerente que no revisó al cliente antes de entrar? ¿De nadie?

Hay una persona con covid-19 en el restaurante donde estás con tu familia. Podría acercarse a uno de los tuyos y contagiar; o quizá la víctima sea el mesero que le tomó la orden. No se sabe. Solamente hay una persona enferma que puede hacerle daño a alguien. No lo sabes, ni lo sabe nadie, quizá ni él mismo. Pero tiene el virus y no cumple las medidas sanitarias. Y si lo propaga y muere alguien, ¿de quién sería la culpa? ¿Del gobierno que no impone protocolos más severos? ¿Del gerente que no exigió el uso de cubrebocas y sanitizante? ¿De nadie? 

La pandemia parece no tener fin, y mucho menos con un gobierno que ha sido omiso en tomar decisiones contundentes para evitar la propagación del virus y ciudadanos que se niegan a seguir las recomendaciones, que teniendo la posibilidad de vacunarse para protegerse a sí mismos y a los demás deciden no hacerlo, y circulan armados como un peligro potencial. 

Negar el acceso a establecimientos a personas que no están inmunizadas o presenten una prueba negativa de covid-19, como se ha anunciado en Francia, no es un acto discriminatorio, sino un acto desesperado por frenar un virus que muta constantemente y mantener la reactivación económica. 

El aceleramiento de la vacunación en México, principalmente en los destinos turísticos como Mazatlán que está en una situación crítica, responde precisamente a eso. Así que no inmunizarse no solamente es irresponsable, sino que es convertirse en un agente de riesgo al estar potencialmente armado y que puede dejar víctimas a su paso.

Estamos en un momento en el que la individualidad no puede estar por encima de la colectividad. Ahora mismo, estamos en ese restaurante. No sabemos quién está armado y quién no, pero todos tenemos el poder de salir ilesos, solo es cuestión de tomar acción.

[email protected]

No te pierdas esto