Inicio Destacadas La Nomenklatura

La Nomenklatura

por Redaccion

El Partido Revolucionario Institucional mantiene actualmente una gran inestabilidad política, inducida por los poderes fácticos, léase la Nomenklatura, quienes primero envían a Ulises Ruiz al golpeteo porril pidiendo la renuncia del presidente actual del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido, Alejandro Moreno “Alito”, y ahora se presenta una nueva corriente priista que pide la refundación del PRI.

Manifiestan que su lucha no es contra Alejandro Moreno, pero le ven debilidad ante la pérdida del gobierno de su estado, las posibles presiones derivadas y lo que eso significa.

Fernando Lerdo de Tejada, cabeza visible de este grupo, en conferencia de prensa demandó establecer “un órgano de seguimiento al desempeño legislativo de los diputados priistas, un observatorio de militantes para el enlace legislativo que dé seguimiento puntual de la agenda política y legislativa en el Congreso de la Unión y en los Congresos locales, para establecer frenos y contrapesos al ejercicio autoritario del poder de Morena y su aliados”

Pide también crear “una comisión de militantes para la vinculación con otras fuerzas políticas y proteger las alianzas políticas en defensa de la Constitución, que permita transparentar y someter al juicio de los priistas los acuerdos interpartidistas, para romper con el silencio y la opacidad de las negociaciones con otras fuerzas que generan impunidad y acuerdos vergonzosos”.

En realidad esta corriente parece reflejar la preocupación de la Nomenklatura porque Alito pudiera negociar en lo oscurito con Morena la aprobación de temas sensibles para el poder económico, por lo que planean crear órganos superpuestos para impedir acuerdos legislativos PRI-Morena, que permitirían a Morena lograr la mayoría calificada a la que tanto temen.

Por ello pretenden quitarle esas facultades estutarias al presidente del PRI y poner candados para que los diputados no obedezcan la rienda de su partido, sino de la Nomenklatura, que con su poder económico compra legisladores y que siempre han dirigido a este partido tras bambalinas. Presionan para poner a Alito de florero si no obedece la rienda.

El presidente nacional del PRI debe evaluar correctamente a estos grupos que pretenden la extorsión política y quién los manipula, pues quien está detrás de ellos sin duda es muy poderoso.

Si bien los tiempos han cambiado y actualmente es difícil desplazar al presidente de un partido a capricho, el PRI parece en problemas que podrían derivar en una seria fractura partidista.

Julio C. Vega Olivares

No te pierdas esto