mayo18 , 2021

Líderes sin garantía de nada

Related

Compartir

Aunque a falta de una jornada para que concluya la fase regular del torneo el Cruz Azul aseguró terminar como primero de la tabla general de puntuaciones, nadie podrá cuestionar que el América también terminó por comerse la Liga.

Estos dos equipos fueron muy superiores al resto. Puebla, Monterrey o Santos, los que se situaron por debajo de ellos, se quedaron lejos en rendimiento y puntos. ¿Pero en la Liguilla, que (previo repechaje) se estará jugando en unos diez días, de verdad se puede dar como favoritos para disputar la final a celestes y Águilas?

Para mí, al menos no. Y razono mi afirmación con datos duros. A falta de su duelo del próximo sábado contra Tijuana, los dirigidos por Juan Reynoso acumulan 13 triunfos. De éstos, 10 fueron por la mínima diferencia en el marcador; siete de ellos por 1-0 y los otros tres por 3-2.

El Cruz Azul solo le pudo ganar con relativa holgura a los Tigres y al Necaxa, ambos de visitantes por 2-0 y nada más registró una goleada a su favor, en el Azteca, contra el Querétaro por 4-1 en la fecha 4. Es verdad también que sus hasta ahora dos derrotas, en las fechas 1 y 2, fueron por 1-0, ante Santos y Puebla.

En el caso de los americanistas las cosas no son tan diferentes, 5 de sus triunfos son también por marcador justo.

¿Qué indica esto? Que realmente tanto Cruz Azul como América pueden perder o empatar con cualquiera de los rivales que les toquen en la Liguilla. Sobre todo en series que se juegan a doble partido la jerarquía que obtuvieron durante el torneo regular puede quedar hecha pedazos.

Hubo líderes o superlíderes en otros torneo que daban mejores garantías de la diferencia a favor que tenían en cuestión de estilo de juego. Para no ir más lejos, el León que resultó campeón en diciembre pasado.

Ahora, me queda clarísimo también que vencer a este Cruz Azul y a este América no es cosa nada sencilla. Presagio una de las Liguillas más atractivas y tensas de los últimos años.

Rafael Ocampo

spot_img
Artículo anteriorPájaro carpintero
Artículo siguienteEl Chicharito que se espera