mayo8 , 2021

Población de EU sube a 331 millones, pero se estabiliza migración y baja la natalidad

Related

Compartir

La población en Estados Unidos creció durante los últimos diez años al ritmo más lento desde la década de 1930, un 7.4 por ciento, hasta alcanzar las 331 millones 449 mil 281 de personas que residen en el país, según los datos publicados este lunes por la Oficina del Censo.

Este crecimiento demográfico «sustancialmente menor» en la última década se debió principalmente a que la tasa de natalidad está en declive y que la cantidad de nuevos migrantes se estabilizó, explicó la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, en una rueda de prensa.

«Le aseguré al presidente (Joe Biden) que el censo es completo y preciso», declaró Raimondo sobre los datos, que fueron recopilados durante la pandemia del covid-19.

Ha sido un camino lleno de baches para llegar tan lejos. El censo de 2020 enfrentó una pandemia de covid-19 única en un siglo, incendios forestales, huracanes, acusaciones de interferencia política con el fallido esfuerzo de la administración de Donald Trump de agregar una pregunta sobre ciudadanía, plazos fluctuantes y demandas. La división del dinero federal a los estados también es una apuesta.

Nuevo censo, nuevos ajustes en reparto de de escaños para el Congreso de EU

La oficina censal estadunidense también informó de cambios en el mapa político, ya que estados como Texas y Florida ganaron escaños en la Cámara de Representantes por sus incrementos demográficos, lo que ha hecho que California, Pensilvania o Illinois, entre otros, pierdan poder a nivel federal con estos nuevos datos.

Los números trazan patrones familiares de migración estadounidense y confirman un marcador histórico. Por primera vez en 170 años de estadidad, California está perdiendo un escaño en el Congreso, como resultado de una migración más lenta al estado más poblado de la nación, que alguna vez fue un símbolo de la frontera expansiva del país.

La publicación del censo marca el comienzo oficial de las batallas de redistribución de distritos que se desarrollan una vez por década y serán utilizados por las legislaturas estatales o las comisiones independientes para volver a dibujar mapas políticos que tengan en cuenta los cambios en la población.

Esos cambios se han producido en gran medida hacia el oeste. Colorado, Montana y Oregon agregaron residentes y ganaron asientos. Texas fue el mayor ganado : el segundo estado más poblado agregó dos escaños en el Congreso, mientras que Florida y Carolina del Norte obtuvieron uno. Virginia Occidental fue el estado que más perdió población en una década.

La reorganización del mapa del Congreso movió los escaños de los estados demócratas, dando a los republicanos una ventaja clara e inmediata. El partido tendrá el control total de la elaboración de los mapas del Congreso en Texas, Florida y Carolina del Norte, estados que están agregando cuatro escaños.

En contraste, aunque los demócratas controlan el proceso en Oregon, los legisladores han acordado darles a los republicanos la misma voz en la redistribución de distritos a cambio de un compromiso de dejar de bloquear proyectos de ley. En Colorado, una comisión no partidista marcará los límites del nuevo distrito, lo que significa que el partido no tendrá el control total en su redistribución para un solo estado en expansión.

El Partido Republicano puede moldear distritos para maximizar la influencia de los votantes republicanos y tener una gran ventaja en las próximas elecciones, posiblemente lo suficiente para recuperar el control de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Así queda el reparto de escaños
  • California: de 55 a 54 escaños | ↓ Baja
  • Texas: de 38 a 40 escaños | ↑ Sube
  • Florida: de 29 a 30 escaños | ↑ Sube
  • Nueva York: de 29 a 28 escaños | ↓ Baja
  • Pensilvania: de 20 a 19 escaños | ↓ Baja
  • Illinois: de 20 a 19 escaños | ↓ Baja
  • Ohio: de 18 a 17 escaños | ↓ Baja
  • Carolina del Norte: de 15 a 16 escaños |↑ Sube
  • Michigan: de 16 a 15 escaños | ↓ Baja
  • Colorado: de 9 a 10 escaños | ↑ Sube
  • Oregon: de 7 a 8 escaños | ↑ Sube
  • Virginia Occidental: de 5 a 4 escaños | ↓ Baja
  • Montana: de 3 a 4 escaños | ↑ Baja

Pero a largo plazo, no está claro que la migración sea una buena noticia para los republicanos. Muchos de los estados de más rápido crecimiento son campos de batalla políticos cada vez más competitivos donde los recién llegados, incluidos muchos jóvenes y personas de color, podrían en algún momento dar a los demócratas una ventaja.

“Lo que está sucediendo es un crecimiento en los estados del sur (como Texas y Florida) que tienen una tendencia a ser demócratas o que pronto serán demócratas”, dijo William Frey, demógrafo de Brookings Institution en Washington, DC.

Eso significa que los republicanos pueden estar limitados en la cantidad de escaños favorables que pueden obtener a medida que los demócratas se trasladan a su territorio.

“Va a ser cada vez más difícil en la legislatura de Texas controlar distritos electorales ventajosos” para los republicanos, dijo William Fulton, director del Instituto Kinder para la Investigación Urbana de la Universidad Rice en Houston. «Texas aún no se ha vuelto azul como estado, pero los centros de población azul están creciendo muy rápido».

Una mudanza hacia el sur de Estados Unidos 

William Fulton, quien se mudó a Texas desde California, dijo que su antiguo hogar se ha convertido en «la nueva California, el gran estado que está agregando mucha población». Afirma que California corre el riesgo de convertirse en el nuevo noreste, que caracterizó como un área estancada y concurrida que conserva la riqueza y la influencia intelectual, pero pierde innovadores en lugares más prometedores.

A pesar del lento crecimiento de California, el estado todavía tiene 10 millones de residentes más que Texas.

Carolina del Norte y Texas, dijo Fulton, están posicionados para convertirse en las potencias intelectuales de la nueva economía, ya que el sur ha arrebatado importantes industrias manufactureras como los automóviles del «Cinturón del óxido».

“Estamos a 10 o 20 años de que el sur y el oeste sean verdaderamente dominantes en la cultura y la sociedad estadunidenses”, dijo Fulton.

Pero los auges demográficos también traen consigo nuevas cargas, como un aumento del tráfico, el aumento de los precios de las viviendas y tensiones en una infraestructura que ya está lidiando con el cambio climático, ilustrado vívidamente cuando la red eléctrica de Texas falló en las tormentas invernales de febrero.

El proceso descrito en los datos del censo se inició en la década de 1930 con la invención del aire acondicionado moderno y se ha mantenido estable desde entonces, según los expertos. El único cambio en el patrón fue la interrupción del crecimiento de California.

Eso ha sucedido cuando los precios de las viviendas se han disparado en California, lo que ha contribuido a un flujo constante de residentes que se van a otros estados del oeste. Esas reubicaciones ayudaron a convertir a Colorado y Nevada en estados demócratas e hicieron que Arizona fuera competitiva.

“Ese es el éxodo de California, migrantes estatales azules”, dijo Frey. «Los californianos están tomando sus votos y mudándose a otros lugares».

No son solo los californianos los que se están mudando. Brad Baskin y su esposa, Janie, se mudaron de los suburbios de Chicago a Orlando, Florida, hace tres años para estar más cerca de su hija, yerno y nietos. Janie Baskin es una demócrata registrada, mientras que Brad Baskin no ha registrado una afiliación a un partido, pero rechaza a Trump.

Las opiniones políticas que han encontrado en Florida han sido un poco discordantes, pasando de un estado abrumadoramente dominado por demócratas a uno donde los republicanos tienen el control a nivel estatal, aunque los demócratas controlan la mayoría de las oficinas municipales en el condado que es el hogar de Orlando.

Baskin, un fotógrafo, dijo que recientemente hizo tomas a la cabeza de un cliente que le dijo: «Está bien que ustedes se muden aquí, pero dejen sus puntos de vista liberales allí».

El cambio de poder también está siendo impulsado por los hispanos. Durante la década, los hispanos representaron alrededor de la mitad del crecimiento en Arizona, Florida y Texas, según cifras de la Encuesta de la Comunidad Estadunidense, un programa de la Oficina del Censo independiente del censo decenal.

Las cifras de población del estado conocidas como recuento de prorrateo determinan no solo el poder político, sino la distribución de 1.5 billones en gastos federales cada año.

La fecha límite legal para entregar los números de prorrateo era el 31 de diciembre, pero la Oficina del Censo pospuso esa fecha hasta abril debido a los desafíos causados ​​por la pandemia y la necesidad de más tiempo para corregir irregularidades inesperadas.

A finales de este año se darán a conocer cifras más detalladas que muestran las poblaciones por raza, origen hispano, género y vivienda a niveles geográficos tan pequeños como los vecindarios. Estos datos de redistribución de distritos se utilizarán para rediseñar distritos legislativos y legislativos precisos.

dmr

spot_img