mayo18 , 2021

Trascendió Monterrey

Related

Compartir

Que con el inicio de la vacunación masiva de profesores de todo el estado se cubrirá, además de los médicos, otro frente importante para transitar a la nueva normalidad postcovid.

No será posible un regreso total de alumnos a clases presenciales, pero sí es importante proteger a quienes por razones laborales deberán cubrir ya turnos completos.

Y en el caso de los estudiantes, el plan es que acudan de manera escalonada o híbrida, o sea una combinación de presencial y a distancia.

Que el candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura, Samuel García, estuvo ayer en Ciudad de México, donde se reunió con Dante Delgado, coordinador de los senadores de su partido, con quien intercambió impresiones sobre la campaña en Nuevo León.

Coincidieron en que el naranja debe sacar “carro completo” en las posiciones donde postuló candidatos competitivos, además de la gubernatura y la alcaldía de Monterrey, por la que contiende Luis Donaldo Colosio.

El cálculo de ambos es lograr de 10 a 12 diputados locales, así como cinco federales. Ya se verá el 6 de junio.

Que quien acumuló ya 60 compromisos de campaña firmados, para que se note que hay seriedad, es el candidato del PAN a la gubernatura, Fernando Larrazabal Bretón.

Ayer rubricó el último, que representa dos terceras partes de los 90 que debe firmar, convocado por la plataforma “Pacto por la primera infancia”, que agrupa a más de 400 asociaciones.

El proyecto es trabajar en acciones para mejorar las condiciones de los niños de los cero a los 6 años, etapa en que se construyen las estructuras mentales del ser humano.

Que anoche falleció Ramiro Ayala Garza, candidato del PRI a la alcaldía de Santa Catarina. Su deceso ocurrió en el hospital donde lo preparaban para una cirugía, tras sufrir un infarto.

El político era muy conocido y apreciado en ese municipio. Sus adversarios de los otros partidos, incluido el PAN, subieron condolencias en redes sociales.

spot_img
Artículo anteriorDisculpas y proyectos
Artículo siguienteLa prisa antes que la estrategia